Etiquetas

, , , ,

Me han regalado la tarjeta de Amigos del Museo del Prado y ansiaba estrenarla. Reconozco que eso de saltarme las colas me parecia tentador y unido al calor que ya hace en Madrid por las tardes,  decidí  pasar la tarde entre pintores a ver si se me pegaba algo.

Lo primero que pinté fue un boceto de la escultura de Antinoo, el que Adriano elevó a los altares, pues bien yo osé hacerlo mundano porque cuando estaba terminando de darle sombritas con los rotuladores se me fue la mano y le planté un bigotazó que le transformó sin más en Pancho Villa. Lógicamente no lo voy a subir a no ser que me acuerde el 28 de Diciembre.

Un poco alterada por la metedura de pata me fuí buscando un lugar donde pintar sentada y acabé en el pasillo de la Sala 39. Luego fuí a ver a Goya y encontré asiento enfrente de los niños donde pasé buena parte de la tarde porque se ve que como hay que subir muchas escaleras llega menos gente. Me encanta el movimiento del cuerpo del niño que está de espaldas.

Ya a última hora, me senté a la salida de la puerta de Los Jerónimos y pinté la fachada de la Iglesia y le di un poco de color a todo.

!Pienso desgastar la recien estrenada tarjeta!

Anuncios